Rafael Gonzalo Verdugo

 

Sobreentendemos malentendidos

 

Nadie puede trazar una línea que no marque un fin del mundo.

 

 

   Carmen Camacho

 

   Infancia obliga

 

Pocas cosas tenemos tan atendidas como la culpa

 

      A veces Dios vive en los dedos.

 

 

a granel

 

 

     Nunca fuimos lo que éramos.

 

La amistad es la más hermosa de las flores carnívoras.

 

El regalo busca deuda.

 

   El cerebro tiene un margen

de error; el corazón no.

 

¿Qué corazón no es niebla?

 

  La realidad alguna vez fue deseo.

 

 La mentira multiplica la realidad.

 

 

 

 

 

 

en estado de aforismo

 

 

Jose Ramón González ofrece en Pensar por

lo breve un mapa y una muestra de la

floración del género aforístico en España.

 

 

Epifanías cazadas al vuelo en la telaraña

del lenguaje.

 

Rastros legibles de

los merodeos y los hallazgos de la conciencia.

 

Ensayos instantáneos ultraconcentrados.

 

Encontronazos entre la

mente y la vida que hacen ver las estrellas

y permiten fotografiarlas.

 

Pasadizos secretos entre neuronas, imágenes y

palabras.

 

Atajos para salir del laberinto y volver a

entrar en él.

 

Golpes de estado de gracia.

 

Relámpagos inscritos en lápidas de aire.

 

Sentencias adelgazadas hasta el esqueleto por la

ironía, la poesía o el humor.

 

Sabiduría liofilizada, soluble en la experiencia

ajena.

 

Arcos voltaicos entre la inteligencia y la experiencia

cuyos chispazos condensan gotas de idioma.

 

Mónadas con ventanas, con puertas,

con chimeneas, con cuenta en Twitter.

 

Estados cuánticos de indeterminación

entre la filosofía y la poesía.

 

Meteoritos memorizables.

 

Rayos congelados que exigen rumia pero

nunca se digieren del todo.

 

Hitos que parecen puntos de llegada pero

son en realidad  puntos de partida.

 

Deslumbramientos privados trasvasados

a contenedores portátiles para llevar a

cualquier lector, a cualquier tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario