agustín garcía calvo

 

SAFÓ: fragmento 1 en castellano

SAFÓ: fragmento 1 en griego

 

Santa celestial de florido trono,

diosa enredadora de amor, te ruego,

ya no más de ansia y pesar, señora, agobies mi alma,

no, mas ven aquí, si mi queja lejos

otra vez oíste, y me la escuchabas,

y dejando al Padre en su gran morada de oro viniste,

tu carroza unciendo: y pardales lindos

te arrastraban sobre la negra tierra,

vivo aleteando en el alto aire desde los cielos.

Pronto así llegaron; y tú, bendita,

en tu faz sin muerte, riendo toda,

preguntabas qué me pasaba, a ver a qué te llamaba,

qué es lo que más quiero en mi pecho, loca,

que me pase: «¿A quién quieres tú que traiga

dios Encanto a tus amoríos? ¿Quién, Safó, te da penas?

Que, si huyó de ti, seguirá bien pronto;

si los rechazó, te dará regalos;

y si no te amó, te amará bien pronto, aunque ella no quiera».

Ven también ahora, y de amargas cuitas

líbrame, y aquello que ansía el alma

ver cumplido, cúmplemelo, y tú misma sé mi aliada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario