Ahora que estoy anclada con una soga naranja

pero sé que puedo volar

y cierro los ojos y veo el lugar

en donde eché raíces sin querer

puedo decirte:

los mejores poemas

las mejores palabras

son las que están por venir.

Mi voz cambió de tonalidad,

es algo que buscan mis manos.

Quizás ahora

aunque tarde

pueda.

 

 mujer enredada  frinz henle

 

 

 

María Laura Prelooker


 

  

2 Comentarios

  1. María Laura: quieres decir que la tonalidad de tu voz es, ahora,

    como la necesidad de tocar con las manos, como el tacto,

    que acaba en la cosa misma sin distancia, como sentir con

    la piel, con la yema de los dedos?

    Supongo que sí, porque has cerrado los ojos.

    Una soga naranja es preciosa para estar anclada, sin duda.

    Gracias por escribir y permitir que lo leamos los otros.

    Narciso

  2. Se trata de la puesta en palabras de una suerte de ejercicio meditativo, o una ensoñación, en la que me imaginé amarrada a un lugar muy hermoso por medio de una cinta naranja, con la arbitrariedad y la libertad que otorga el imaginar y hacer las cosas porque sí.. quizás por eso mis manos y mi voz, las dos fuentes de lo táctil y de la capacidad de cantar o decir, también, arbitrariamente, trocan en un espacio fantaseado. Vaya a saber por qué, eso me provocaba una intensa sensación de alegría y esperanza. No siempre uno sabe por qué piensa o siente ciertas cosas…

Deja un comentario