aitor francos 

 

las dimensiones del teatro

 

herencia

 

 

 

Hemos calculado el peso, el agua

que se llena de huellas

y que es ilegible en su transparencia,

consciente de la escasa compañía

que nos hace.

Llega al fondo y palpa no sé qué espejo

viscoso, última forma

de entrega.

Es éste el regreso

a un idioma para nudos de lluvia.

La forma no puede volver al gesto,

si se apoya en lo que cae.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario