un rostro

 

 

Un rostro frente a tus ojos que lo miran y por favor: que no haya

mirar sin ver. Cuando miras su rostro -por pasión, por necesidad

como la de respirar- sucede, y de esto te enteras mucho después,

que ni siquiera lo miras. Pero si lo miraste, si lo bebiste como sólo

puede y sabe una sedienta como tú. Ahora estas en la calle; te

alejas invadida por un rostro que miraste sin cesar, pero de súbito,

flotante y descreída, te detienes, pues vienes de preguntarte

si has visto su rostro. El combate con la desaparición es arduo.

Buscas con urgencia en todas tus memorias, porque gracias a una

simétrica repetición de experiencias sabes que si no lo recuerdas

pocos instantes después de haberlo mirado este olvido significara

los mas desoladores días de búsqueda.

Hasta que vuelvas a verlo frente al tuyo, y con renovada esperanza

lo mires de nuevo, decidida, esta vez, a mirarlo en serio, de

verdad, lo cual, y esto también lo sabes, te resulta imposible, pues

es la condición del amor que le tienes.

 

 

Paris, mayo de 1962

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prosa completa

Alejandra Pizarnik

Edición a cargo de Ana Becciu

Prólogo de Ana Nuño

Lumen Palabra en el Tiempo

317

 

1. Hoja mecanografiada y fechada. Publicado posteriormente en La Gaceta, Buenos

Aires, 29 de mayo de 1966. lncluído en El deseo de la palabra, Ocnos, Barcelona,

1972.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario