‘Antes de irme a hacer el oso con las ánimas de Plutón’ –como dijo el poeta, ‘quiero otra vez

estar celoso, otra vez dar mi corazón’. Y merodear con las siempre escasas palabras del lenguaje

a mujeres como Alice, que quizá sabe o siente que, con demasiada frecuencia, el orden nos

exime de ser libres, y ella va y viene por los caminos de la tierra, y muerde con dientes ácidos

el viento que pasa.

Alice es una mujer estilosa, elegante de esqueleto alto, larga de extremidades y delgada de

organismo, con unas manos anchas y prácticas, de dedos gruesos. Si viene del odio tal vez se

pregunte dónde queda el amor: hay un cariño que no nos deja casi nunca, quizá por eso se ha

sentado a un cuerpo de distancia de sí misma: para no ser un agua atravesada por gemidos.

‘A mí me gusta el encantamiento de ciertas tardes, cuando lo evidente no es real’ –dijo el poeta;

los niños, todavía puros, no confunden lo real con lo que es sólo tangible: quizá sean motivos

como estos los que han hecho que Alice ande, vague, recorra los caminos del mundo y se siente

en las pacas de paja, con esos espléndidos labios a la luz del sol.

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario