martha_streck

 

 

 

La pasarela automatiza, mecaniza, enfría a las hermosas mujeres que la recorren

con la cara borrada de expresión, como bellísimas zombis recién embalsamadas

en los almacenes traseros adonde vuelven enseguida después de desfilar con elegante

y fría eficacia.

A Martha le sienta bien la cosmética extrema que le tensa el cabello y se lo fija al cráneo

con cruel precisión; le sienta bien la caída cadavérica de brazos a lo largo del cuerpo esbelto

y las facciones perfiladas con milimétrico perfeccionismo, mientras dice, se dice: ‘esta es mi

inmensidad formalizada, este es mi grato peso de mujer humana con trazas de pájaro, este

es mi esqueleto íntimo de huesos directos e indirectos’.

Martha deambula seria, con sus estaturas simultáneas y su enorme código de barras, recién

resucitada, con su cara de padre y sus pasos aún de otra vida. Sin sonreír con los labios de su

boca, se pasea por el run, telúrica y muy triangulada, con un vestido de sencillez egipcia y

de felpa metálica, azulado de linternas mágicas.

No sé si querer reproducirse es sólo un sentimiento o algo más complejo, más compuesto,

con religión, con campo y con patitos. ‘Chocaría con su alma, sobándole el destino con la mano

y me quedaría mirando a su materia’ –dijo el poeta.

Me gustan sus manos enrojecidas y los tirantes anchos como los del delantal de un carnicero

y las sombras de las sienes: como si hubiese hecho algún daño o tuviera cerrada alguna ventana.