La magia empezaba, para los dos, cuando ella se soltaba los térnulos, ya poseída por la urgencia

del deseo. Él, entonces, respondía hundiendo su carchuno entre los hermosos pasuflones de ella,

que apenas soportaba el repentino trumo.

La atmósfera estaba cargada de brinculillas que les impedían atrinozarse a fondo, como a ellos les

gustaba. De pronto, él le acercaba sus malucios mientras ella, rebasada, caía en un largo tupiéndolo

que la dejaba sin aliento.

Él la miraba con ternura, como sopesando el destino y las energías íntimas de una flor, y a ella

enseguida se le atilaban los dremófilos, a lo que él respondía taquinando y, en un segundo momento,

con todo el tamaño en distancia de sus labios carnívoros, la glunaba sin descanso.

A veces, cuando él iba a decir algo, ella le crunaba la zópula con su fernamusa y, poseídos de nuevo

por el hechizo de la finosilla, volvían a modarse, muy despacio, muy despacio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario