el musgo de su piel

 
Con frecuencia las chicas jóvenes de la vieja Arabia eran quemadas vivas junto
a sus padres muertos a modo de sacrificio a los dioses de las tribus… H. Feldman
 
Lo único importante era 
 
sonreír y aguantar quieta,
 
tumbarse junto a él
 
y descansar un rato,
 
plegarse juntos,
 
como si fuéramos seda,
 
descender de los ojos de madre
 
y no hablar.
 
La habitación negra nos tragó
 
como una cueva o una boca
 
o una barriga interior.
 
Sostuve mi aliento
 
y papá estaba allí,
 
sus pulgares, su gruesa calavera,
 
sus dientes, su pelo creciente
 
como un campo o un chal.
 
Me tumbé al lado del musgo
 
de su piel hasta
 
que se me hizo raro. Mis hermanas
 
nunca sabrán que rompí
 
filas de mí y pretendí
 
que Alá no viera
 
cómo sostenía a mi papá
 
como un viejo árbol de piedra.
the moss of his skin
 
 
                                                             
 
It was only important
 
to smile and hold still,
 
to lie down beside him
 
and to rest awhile,
 
to be folded up together
 
as if we were silk,
 
to sink from the eyes of mother
 
and not to talk.
 
The black room took us
 
like a cave or a mouth
 
or an indoor belly.
 
I held my breath
 
and daddy was there,
 
his thumbs, his fat skull,
 
his teeth, his hair growing
 
like a field or a shawl.
 
I lay by the moss
 
of his skin until
 
it grew strange. My sisters
 
will never know that I fall
 
out of myself and pretend
 
that Allah will not see
 
how I hold my daddy
 
like an old stone tree.
   

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
al manicomio y casi de vuelta
                                                                            
anne sexton
 
 
 
 
 
 
 
 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario