arden las pérdidas

 

 

 

 

Vi las bestias expulsadas del corazón de mi madre. No hay distinción entre

mi carne y su tristeza.

¿Y esto es la vida? No lo sé. Sé que se extingue como los círculos del agua.

¿Qué hacer entonces, indecisos entre la agonía y la serenidad? No sé.

 

Descanso

en la ignorancia fría.

Hay una música en mí, esto es cierto, y todavía me pregunto qué significa este

placer sin esperanza. Hay música ante el abismo, sí, y, más lejos, otra vez la

campana de la nieve y, aún, mi oído ávido sobre el caldero de las penas, pero

¿qué significa finalmente

este placer sin esperanza?

Ya he hablado del que vigila en mí cuando yo duermo, del desconocido oculto en la memoria.

 

¿También él va a morir?

No sé. Carece

desesperadamente de importancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

antonio gamoneda

 

de Arden las pérdidas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario