Veo,
entre acero y espanto,
la ira del ruiseñor, la incandescencia
de las rosas cautivas
                               y la magnitud de las agujas maternas.
                                                                                       Dame
un accidente.
                        Dame
la conducta de la flor sanguinaria, la ebriedad de los minerales volcánicos,
                                                                                                        y,
una vez más, una sola vez más, dame aún la incandescencia de las rosas, la ira del ruiseñor,
el argumento
                     de las agujas
                     maternas.

 

 

 

 

Una centella fría atraviesa mis párpados.
                                                         Herido,
canta el pájaro que vive en mí y se alimenta
de mis venas.
                        Herido,
cierra sus alas sobre mi corazón y no sucede la oscuridad, apenas sucede.
                                    Veo
un nudo blanco en la sustancia pensativa,
                                                                      un nudo negro
en la hebra del llanto.

 

Nada más.

 

 

 

Del libro inédito Las venas comunales

Antonio Gamoneda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ϖ


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario