De las violentas humedades, de

los lugares donde se entrecruzan

residuos de tormentas y sollozos,

viene

esta pena arterial, esta memoria

despedazada. Aún enloquecen

aquellas madres en mis venas. No

enmudece la alondra ensangrentada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ANTONIO GAMONEDA

(Publicado en el libro ‘Las ínsulas extrañas’

Antología de poesía en lengua española 1950-2000

Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores. Barcelona, 2002)

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario