7

 

Nos rodean animales jurídicos y presidencias blancas, tan blancas como
                          [los sepulcros encalados por subsecretarios muy dóciles.

Ah de los animales,
                                ah de las presidencias.

Ah de los sepulcros, y de los arpegios bursátiles, y de las unciones 
      [eclesiásticas, y de los ministerios engalanados con suicidas colgantes.

Ah 
     [de los cartílagos humanos ante los mostradores amarillos, y de los días
                                              [viernes y de todos los días, y de la generación
de plusvalía y llanto.

 

Pensándolo bien, pensándolo, 
                                                  ah también de los quirófanos, y de las hernias 
                         [vertebrales, y de las espinas invertebradas, y de los ancianos

que se orinan, y de las cotizaciones enfermas,
                                                                             y de los ictus de marzo.

 

Pensándolo aún más, pensándolo, 
                                                     ah también de mis hijas, y de los cabellos de
                                                                                     [Ángeles, y de mi madre, 

                                           y de sus manos asistidas por coleópteros ciegos, y 
                                                                                 [de las cifras del inquilinato.

Ah de las cintas doradas y de los recordatorios piadosos.

 

                                                                    Y finalmente. Finalmente y amando, 
                                                                              ah del amor, ah de los anillos.

Y más finalmente aún, pulsativamente, mínimamente, apenas, 
ah de mi corazón amarillo,
                                          inútilmente 
                                          cansado.

 

 

7

 

Nos vigilan subalternos políticos y presidencias blancas, asistidas éstas por
                                                                              subsecretarios muy dóciles.

Ah de las presidencias,
                                     ah de los subsecretarios, ah de los subalternos.

           Corre­-
   lativamente,

ah de los arpegios bursátiles y de los sodomitas eclesiásticos y de los minis­-
                                                                                           terios engalanados

con suicidas colgantes, ah
de los inquilinos humanos.

 

Pensándolo bien, pensándolo,

                                                 ah de los viernes y de los domingos, ah de los
                                                              contables ecuánimes y de las cuentas

de plusvalía y llanto.
                                  Ah de los ancianos que se orinan,

y de las multinacionales enfermas, y de mi abuela Clara, guarnicionera, viu­-
                                                                                                      da sollozante

ante el gran panadero.

                                      Ah

                                               de los pensadores eméritos y de las comadronas
                                                                                                               pretéritas.

ah de los párrocos.

Pensándolo mejor, pensándolo,
                                                           ah también de mis hijas y de sus cámaras

fértiles, y de sus hombres perdidos y de sus hombres hallados, ah de los tris­-
                                                                tes húmeros de mi amor tan amado, ah

de los mendigos insolventes.

 

                                                Y finalmente,

pensándolo aún mejor, ah de las manos de mi padre y de las manos de mi
                                             madre, ambas cuatro ofrecidas a coleópteros ciegos.

 

Y más finalmente aún, apenas, mínimamente,
ah también de mi corazón ya amarillo,

                                                                inútilmente

                                                                cansado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Gamoneda

(Sin título. Del libro en curso de escritura Las venas comunales)