antonio gamoneda

el libro del frío

4. pavana impura

 

Todos los árboles se han puesto a gemir dentro de mi espíritu al recordar tus bragas

en la oscuridad, la luz debajo de tu piel, tus pétalos vivientes.

  Atravesando los universos, a veces viajan las palomas ebrias.

  Venga desnuda tu misericordia, ah paloma mortal, hija del campo.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario