libro de los venenos

 

Corrupción y fábula del Libro Sexto

de Pedacio Dioscórides y Andrés de Laguna,

acerca de los venenos mortíferos

y de las fieras que arrojan de sí ponzoña

 

 

antonio gamoneda

 

 edición en la Biblioteca Sumergida 1995

 Ediciones Siruela S• A 1995.1997

 

 

 

De los buprestes

 

Se les representa en el gusto a los inficionados con bu

prestes un sabor semejante al nitro hediondo y les

aflige un dolor muy recio de vientre y de estómago, con

hinchazón de estas partes a la manera de los hidrópicos.

Además de esto, se les estira el cuero de todo el cuerpo y

se les detiene la orina. Convienen a estos pacientes todas

aquellas cosas que socorren a los que tragaron cantáridas.

Más particularmente les aprovechan los higos secos y su

cocimiento con vino. Hacen también al caso, cuando ya

el peligro afloja, los dátiles de Thebas, majados con clarea.

Es útil también cualquier género de peras y la leche humana.

 

La ciarea es vino blanco con miel y canela; alivia el espíritu

si se toma al amanecer.

        

 De los buprestes y de las orugas del pino conviene saber que

aunque tienen facultad venenosa y mortífera suele acaecer

pocas veces, y estas por gran desastre, que maten o inficionen

gravemente al hombre, porque las orugas enderezan todo su

maleficio contra los pobres pinos, y los buprestes, encubiertos

por lhierba, engañan a los bueyes inocentísimos, ya que,

tragados juntamente con ella, de tal suerte los hinchan que los

hacen reventar.

 

Despreció Kralevas la experiencia en cuerpos humanos

de las orugas del pino y los buprestes habiendo sabido

por palabra de campesinos que ambas especies, por sí o

najadas en vinagre, encendían la lujuria y llagaban las 

entrañas, pero de manera incompleta y grosera por lo que

tocaba a la furia genital y sin que alcanzasen a dar la muerte

en el extremo de las corrupciones interiores. Cuenta uni-

camente haber contemplado la agonía de un buey viejo y

blanco de los que se mantenían para el servicio de los sacerdotes,

y es su opinión que moría no por estar tomado del bupreste

como afirmaban los criados, sino por el exceso de yerba viciosa

que hervía en sus entrañas.

   

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario