Como un monte en la espalda o una cuchilla

fría en mi rostro, dádmela.

Dadme la noche sin alondras,

sin sonidos, sin hojas y sin párpados.

He tocado el amor; aún se estremece

como un seno o un balido entre mis manos.

Dadme lo que queráis; dadme una piedra,

una sombra, una estrella destruida.

 

 

 

 

antonio gamoneda

primeros poemas

Esta luz. Poesía reunida,

Círculo de Lectores, Barcelona, 2004

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario