Abraham Gragera

Carlos Pardo

Juan Antonio Bemier

Raúl Alonso

Rafael Espejo

Mariano Peyrou

 

Selección y nota de Juan Carlos Reche

 

 

FÓRNIX Nº 7

Revista de creación y crítica

Lima – Perú

enero – junio 2008

 

 

Desde Nueve novísimos poetas españoles,

(salvando los ejemplos del manifiesto La

otra sentimentalidad —Javier Egea, Luis García

Montero y Álvaro Salvador— La prueba del nueve

—coordinada por Antonio Ortega, Cátedra, 1994—

y Feroces, Radicales, marginales y heterodoxos

en la última poesía española —selección de Isla

Correyero. Barcelona: DVD, 1998— no se ha hecho

una antología de grupo que aporte algo a la Nueva

Poesía.

   

los autores

 

 

 

 

Después de la postmodernidad, el presente.

Algunos pensaban que después de la postmodernidad estaba el

futuro y sus métodos, y otros han pensado que después de la postmodernidad

está solamente el presente, y que en el presente estoy yo.

Y yo soy en gran parte un animal sentimental, o racional, o un yo

religioso, o un yo interesado en saber cómo funciona eso que se llama

realidad, y en contarnos cómo le fue en ella, qué mecanismos utiliza la

emoción para ser, y la manera de crear ese mecanismo en el poema, no

trasvasándolo, sino creándolo con el mismo texto, algo tan de Huidobro

como de Juarroz.

 

Los poetas aquí incluidos tienen algo en común desde mi punto

de vista: todos llevan a cabo una investigación sobre los mecanismos

de la emoción, y tienen un trato con la realidad nada convencional:

desde el sarcasmo de la definición a la fe, pasando sobre todo por la

deconstrucción de ambas, por una promiscuidad de la mirada que refina

el monólogo dramático hasta pura música. Algo que huele a nuestra

época. También reside el interés en el trasvase de lo aprehendido de la

realidad al texto. No estamos ante poetas que rellenan el verso con un

adjetivo distinto al que quieren porque tiene una sílaba más o menos

de lo que quieren decir. De ese tipo de poetas quedan pocos jóvenes

en España. Ni ante poetas que confunden los elementos que le ayudan

a escribir el poema con la finalidad del mismo. Con respecto a la

construcción, se ha dicho que algunos optan por una concepción del

poema distinta a la inmediatamente anterior: un poema sin centro, con

yuxtaposiciones, acumulaciones –Ashbery de fondo–, cuya finalidad no

sea una linealidad narrativa con moraleja como si fuera una fábula, pero

sobre todo hay una concepción de la síntesis y al poema se le pide que

tenga recorrido y no narratividad.

El lenguaje no es la finalidad del poema, ni está al servicio del

mensaje, sino que es un elemento constructor del presente, de diálogo

y reflexión con nuestra época. El caso más evidente es el de Carlos

Pardo. Desde un primer libro con 18 años que llamaban en la estela de

la poesía de la experiencia, a un último libro con un lenguaje lleno de

retruécanos, ideas condensadas, desvío de gran nivel por la adjetivación

inesperada. Una ópera orquestada con la coherencia de un hombre ya

crítico con el mundo en el que vive. Del desencanto a la crítica del yo,

del tú y del nosotros, dejando de fondo el spleen ¿será eso el crecer en

este tiempo?

 

 

 

 

 

Raúl Alonso

Córdoba 1975

 

Me agradaría decirle al diligente lector de mis escritos, y a quienes estén

interesados en ellos, que no me preocupa en absoluto parecer coherente. En

mi búsqueda de la Verdad he descartado muchas ideas y aprendido muchas

cosas nuevas.

 

Mohandas Gandhi

 

 

 

 

 

Rafael Espejo

Palma del Río, Córdoba 1975

 

 

E ancora attendi,

Non so che cosa, mia sperduta; forse

Un ora che decida, che richiami

Il principio o la fine: uguale sorte,

Ormai.

 

Salvatore Quasimodo

 

 

 

 

 

 

Mariano Peyrou

1971

 

Defiendo lo leve, lo menor.

Es mi trabajo.

Mi trabajo es estar ahí

sentado, contando mentiras. Mi

trabajo es contener un mar.

No hay nada tan inútil. Nada

tan bello como lo que no sirve.

 

Mariano Peyrou

 

 

 

 

 

 

Juan Antonio Bernier

Córdoba 1976

 

So that’s life, then; things as they are?

 

Wallace Stevens

 

Y me quedo en casa sin camisa

 

Fernando Pessoa

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Pardo

Madrid 1975

 

La palabra no está hecha sólo de aire,

la palabra tiene un decir,

pero lo que dice no es nunca fijo.

¿En verdad existen las palabras?

¿En verdad se diferencian del piar de los pájaros?

 

Chuang Tzu

 

¿Y qué más da, con tal de que tú

hables y yo escuche?

 

Diderot

 

 

 

 

 

 

Abraham Gragera

Madrid 1973

 

Incerto tempore incertisque locis

 

Lucrecio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario