es el asaz rostro del amor a sí mismo

 

Este poema, recientemente rescatado, fue enviado por mi a mi madre,
en el otoño de 1923,

acompañado de una carta, en parte como sigue:

 

 ” Querida madre: Aquí tienes un poema, para colocar junto a unos cuantos

                 de mi incomprensible último trabajo. Creo que este te gustará. Parecen

                 el tipo de cosas, que voy a hacer.

 

 

leyendo el periódico a dos manos, a dos cuerpos, a dos vidas

 

merodeando a… el lector de la cervecería

 

Parece que al fotógrafo le gusta montar su ventana indiscreta sobre una ventana real,
de carne y hueso, como la de esta cervecería que tiene el aire en condiciones, como Dios manda,
y eso es lo que se le nota al pavo que está pegado al cristal, leyendo el periódico a dos manos,
a dos cuerpos, a dos vidas…