autoexorcismo

 

“El malvado descansa algunas veces; el necio jamás”

                                                            Ortega y Gasset

 

 

 

 

Uno de mis demonios me piensa

razona contrariamente

a lo que yo pienso

y los que me hablan

se acercan alejándose

¿y el tuyo?

¿cómo es tu demonio?

 

El mío es un niño

en parte

abstraído de la existencia

molestando al de al lado

Un insistente egoísta

celoso y solitario

que seguramente acude a misa

los domingos

para sellar su carné de sufridor por cuenta ajena

 

 

 

 

 

 

Ángel Ferrer

Inédito

 


 

9 Comentarios

  1. wow, otro poema de primera línea: si pones el listón así

    de alto, tendrás que mantenerlo 😎

    Gracias por compartirlo con los mortales 😎

    Narciso

      • je, es que tengo una cosa, un arma bastante desarrollada -aunque ella misma es primitiva

        como la quijada de burro de caín y abel- que se denomina superyó: es el sentido del deber

        pero sólo de máximos: no el deber a cumplir, sino el ideal del yo y el yo ideal en un solo ente…

        No creo que me explique, es sólo para que supieras que si no se fuerza -un poco- al hombre,

        no alcanza ese estado en el que, de súbito, escapa a toda medida y se hace casi infinito.

        Un abrazo

        Gracias

        Narciso

        • Fijateeeeee! Eso del superyó es nuevo para mí. Entre tú y Ángel y vuestras interioridades me tenéis
          en chok!
          Lo que aprende una.
          Gracias a los dos.

  2. No es para tanto, creo…el comentario tiene su puntillo oscuro, ¿necesario?

    Tengo que reconocer que hoy he tenido algunas circunstancias favorables externas para haberlos escrito.

    Silencio, tiempo, retiro y espacio.

    Gracias por los comentarios que no se merecen.

    Ángel

  3. Este es uno de tus mejores poemas. Cuando te alejas de ese lenguaje tan psicologizado y esencializas, es cuando aparecen los pensamientos propios expresados con su propio lenguaje.
    Vlad

  4. Por cierto Vlad, no he leído con suficiente detenimiento,

    ¿a qué te refieres con pensamientos propios?

    la memoria tiene su lenguaje, y el presente el suyo,

    en cada plano de la realidad hay un lenguaje, para nombrar las cosas.

    El lenguaje psicologizado del que hablas no es más que mi lenguaje interno y es algo común. Todos tenemos lenguaje interno. Y lo tenemos que saber interpretar, cada uno el suyo. Desde mi, veo que si que es propio, en cuanto a instrumento de catalogación de lo que veo en el plano en que me encuentro en ese momento. Lo que no me pertenece es lo que percibo. Está ahí sin más remedio.

    Quizá cuando tengo la suerte de estar en el plano presente, en tiempo real, es cuando surge ese lenguaje esencial del que hablas.

    abrazo

    Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario