Y no hay más que sentarse

y esperar que suceda…

Ponerle un bozal al corazón.

Meterte en los ojos dos esponjas.

Suturarte los poros.

Quitarle los bafles al deseo.

Dos tapones de cera en los oídos.

Un somnífero al sexo y una amnesia.

Tragarte los versitos.

Atarte las caricias.

La leche calentita…

y un peluche en el pecho.

Que conozco la copla…

Y no hay más que sentarse

y esperar que suceda…

Quien nos cubrió de besos

azules y promesas.

Quien abrió nuestro cuerpo

y nos sorbió la esencia.

Quien reprochó constante

nuestra muda presencia.

Quien nos amó a lo loco…

nos dejará a lo bestia

 

 

 

 

 

 

belén reyes

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario