blanca andreu

 

 

la isla de elefanta

 

 

 

 

 

                                     

   Para A. B., dueño del manglar

Escapando
de la vibrante flor del agua
-parece plata verde y verdes rosas-
ya están los monos al abrigo del templo.

 

Allí viven las celestes muchachas
y los dioses que celebran sus bodas
en la piedra encendida.

 

Sólo yo soy de sangre entre esa grey.
Sólo yo no soy sombra cristalizada en piedra
oh Padre de las aguas.

                              ***

Junto al mar que deslumbra como una lluvia que pasara ardiendo
con una mano azul interminable
o como un cielo
donde tocara tierra mi nostalgia
y junto a los ramajes plateados
que brotan de las aguas como en sueños
-semejantes a sueños-
bebo vino de estrellas
y sonrisas.

Esmeraldas azules me salpican.

                              ***

Se enarboló la luna como un rápido fuego
en vuestras cabelleras, árboles del maglar.
¿Qué pensáis cuando suben las aguas
en racimos de sombra hasta vuestra cintura?
¿Os dan noticias de los mares profundos?

 

Mientras
la espuma
velo nupcial
de la húmeda luna de abril
lanza su blanca nieve
en torno a vuestros troncos de madera olorosa
Decidme, ¿en qué pensáis?

 

***

Lanza su blanca nieve como anillo
como anillo de amor
como anillo de amor resplandeciente.

                              ***

Coronas para el agua
caligrafía verde
anillos vegetales
con traje de oro sois
árboles del manglar

 

collar nocturno de belleza cierta
como un dibujo hecho en tinta india

                              ***

Como un dibujo de belleza india
parece plata verde y verdes rosas.
Parece un libro verde, una flor verde.
Esmeraldas oscuras me salpican.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario