catulo

 

 

en la poesía de

leopoldo maría panero

 

 

 

 

   

 

homenaje a catulo

 

 

“Quia, ut dicitur, osculantposteriora catti”

alain de lille

 

 

El culo de Sabenio está cantando está cantando

y ya no es

el vibrar de las serpientes

(allí) sino recogimiento y muerte

y muerte:

El culo de Sabenio está cantando

en soledad dulce y absoluta: el culo de Sabenio devora

en su redondez al viento

y el triángulo emana duros troncos

non umquam digitum inquinare posses

como el invierno triste y absoluto

                                          seco y frío

                                          purior salillo est

más puro que la sal, no espera

en su carencia de tiempo se aligera

vivo sólo por el falo, existiendo sólo por él

espejo que no sabe ser solo

pese a su irremediable soledad.

(oh, yo, Sabenio, amo tu triángulo

odio al amor, sitio del excremento*

donde reinan las hadas espumosas

cuyo aliento me enferma los venenos viscosos

                                                                 Gaius

alegre en el abismo, alegre en el suicidio

joy of nothingness: alegre en el suicidio    catthus

 

Oh, yo, Sabenio, amo tu triángulo

que arde en fuego

terrible hacia la nada (joy)

nada es la alegría

la alegría es la nada

y en ese oscuro túnel

                                  (ioy)

que es tu culo, Sabenio

                                         oignon

dormiremos despiertos en la estéril visión

en ese oscuro y claro culo

despiertos para el cuchillo

en ese oscuro túnel.

                                 Y los árboles (duros troncos)

servían de fundamento al cielo

aborrecidos diamantes excrementos

terribles y separados del mundo

                                                      (Besa este culo)

y las sirenas bordando la noche sin ojos.

Oh madre nube que no tienes peso

Nadie ruega por nosotros

 

 

de teoría 

1973

 

 

CATULO

POEMAS

 

TRADUCCIONES/PERVERSIONES

 

 

 

Bendiga Júpiter tus ojos Juvencio
ya que los beso hasta trescientas
hasta trescientas mil beso tu menta
y nunca sacio la vista de presente
nunca mis ojos hasta contigo en la cama Juvencio
como si fuera densa como el campo
en donde el trigo verdea y nace nadie,
la oscura mies de nuestros besos.

Porcio y Socratio hermanos siniestros de Pisón,
sarna uno y hambre otro del mundo
os prefirió a vosotros que a mi Fábulo y Varaniolo
ese Príapo sin polla, y gordo como el mundo.
A vosotros el pan, el vino en copas, suntuoso
sin vergüenza del sol en pleno día, mientras,
los compañeros chulean por las calles.

 

 

Ameana la moza más sobada.
cuyo coño es república do moran los esclavos
nada menos propuso que diez mil sestercios
ésta de la nariz horrible cual la tierra
y la amiga Formiana, que no tiene dinero salvo para tirarlo.
Prójimos, que cuidáis sus vestidos
los que venla bien, y médicos llamad
no está sana la chica y ve muy mal.

 

 

Oh mejor el ladrón de baños turcos
al que Vibenio padre llama su hijo de puta
(pues si ya tiene callos de
robar la mano del padre, lo mismo de
ser jodido el culo de su hijo)
¿por qué no os vais a la mierda
en otras tierras, ya que del mundo entero
son conocidos los atracos del padre
y ni por una peseta puede
ya vender el hijo su nalga más que abierta?

¡Qué hermosamente se unen los peores de los perros
que otros llaman maricas, y conocen
por el pelaje fosco de su piel de perros!
Mamarra el bardaje y César son hermanos, y no es
de asombrarse: la misma mancha roja en el culo
cubren a una en la ciudad, al otro en Formias
impresa está hasta en pie la marca y ni
la saliva la borra por las noches
gemelos por los ojos, por los gestos abiertos
eruditos ambos de la misma cama hecha por Jove
para pensar**, no más adúltero uno que otro,
rivales y compañeros de la chicas:
qué hermosamente se unen en la calle los perros.

 

 

catulli carmina

 

 

Ves aquel cuerpo absurdo de la tonta suicida?

Caído está en el suelo desde quinta ventana

Misterio ya es su vida, que fue nuestra alegría.

 

 

de El que no ve 

1980

 

 

 

 

 

 

 

* Juan Ramón Jiménez: (cantando a Yeats) “el amor es el lugar del excremento.”

** Lectus lucubratorius: Lecho para pensar, literalmente, que era una suerte de

diván en que el romano se tendía para leer o estudiar, aquí usado el término con

doble sentido: “uno in lecticulo, erudituli ambo”.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario