Vivamos, querida Lesbia y amémonos

y que los comentarios de los viejos intransigentes

nos importen todos un comino.

El sol puede salir, ponerse y volver a salir,

pero nosotros, en cuanto acabe nuestra efímera vida,

tendremos que dormir una noche sin fin.

Dame, pues, ahora mil besos, después cien,

luego otros mil, después otros cien

y luego hasta dos mil, después otros cien.

y cuando hayamos llegado a muchos miles

y hayamos perdido la cuenta de todos ellos,

ningún malévolo podrá ya hacernos daño

si alguna vez se entera del total de nuestros besos.

Viuamus, mea Lesbia, atque amemus,

rumoresque senum seueriorum

omnes unius aestimemus assis.

Soles occidere et redire possunt:

nobis, cum semel occidit breuis lux,

nox est perpetua una dormienda.

Da mi basia mille, deinde centum,

dein mille altera, dein secunda centum,

deinde usque altera mille, deinde centum.

Dein, cum milia multa fecerimus,

conturbabimus illa, ne sciamus,

aut nequis malus inuidere possit,

cum tantum sciat esse basiorum.

 

 

 

cayo valerio catulo

 

V

 

Traducción de Mariano Berdusán

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario