tate-head-logo_2

 

retrospective
 
 
 
 
Linda Nochlin, Milan Kundera, Hugh Davies, John Maybury, Mark-Anthony Turnage, Chantal Joffe, Rudolf Stingel, Nigel Cooke, Barnaby Furnas and Peter Doig
 
 
1 September 2008

 

Coincidiendo con la retrospectiva de Bacon en la Tate Britain, se reunieron una serie de escritores, directores de museos, artistas, músicos y cineastas

– algunos de los cuales lo conocían y algunos  llegaron a su trabajo a través de libros de arte o exposiciones.

 

 

 

Chantal Joffe

 

 

La primera imagen que vi fue de bacon, Estudio de un perro,

de 1952, en lo que ahora es la Tate Britain como una adolescente

de diecisiete años. Traté de pintar una versión de ella, pensando

que sería fácil, pero por supuesto que no lo era.

La composición me recordó a la vista de la bahía desde la ventana

de nuestra casa. Me gustó porque pintaba cosas de todos los días.

Varios años más tarde, cuando fui a la escuela de arte, quería ser

Bacon, para estar más cerca de él de alguna manera.

 

 

Siempre pintó sobre el revés sin imprimación de los lienzos, como

estudiante me gustaba pintar sobre tela que sólo había sido encolada

con cola de conejo.

Hace que la pintura parezca más fresca, y me gusta el toque de ella en el

lienzo, ya que conseguimos que penetre en la superficie, lo que no se

consigue con pinturas acrílicas, por ejemplo. También me gustaba lo directo

de su método. Me enteré de que para hacer una pintura, Figura en un paisaje

de 1945, recogió el polvo y la pelusa del suelo y los puso en la tela.

 

 

 

Creo que Bacon, utiliza el color con gran efecto: negro, púrpura, azul cobalto,

amarillo yema de huevo. En Figura tumbada con la jeringuilla hipodérmica,

de 1963, la figura ha sido aplanada con los colores rosa y amarillo. Cuando

ves una de estas pinturas desde cierta distancia, hay una seducción, una belleza

cremosa en los colores – especialmente aquellos hermosos mandarinas. Pero

luego, cuando lo ves de cerca, todo parece más destructivo.

 

 

Bacon logró equilibrar bien su arte. Así como el método aparentemente espontánea

de su pintura, representaba escenas que daban una sensación de control —figuras

en jaulas y espacios cerrados. Creo que reinventó el espacio para un artista. Fue

capaz de evocar un lugar o un tiempo específicos sin necesidad de utilizar un tipo

de lenguaje lineal realista, colocando al espectador más arriba, así que es casi como

mirar hacia abajo en un quirófano con luz artificial.

 

 

A menudo, los espacios parecen circulares, puedes leerlos de izquierda a derecha.

Un buen ejemplo es el Retrato de Isabel Rawsthorne de pie en una calle en el Soho

de 1967. A pesar de que se basa en un lugar real, se ha re-imaginado. Cuando

nos fijamos en otros artistas de ese tiempo, su sentido del espacio era mucho más

turgente. En un sentido, Bacon es un pintor figurativo sin ser realista, sino que sus

espacios se sienten increíblemente reales. Nunca se pierde en el territorio de la

fantasía o del manierismo.