conduciendo a casa

 

 

 

Ministro de nuestro próximo destino, predicando

En la radio del coche, qué bien me suenan

Tu infierno y la condena eterna

Mientras conduzco por estos angostos, desolados caminos

Pensando en el hijo del cartero

Que el ejército devolvió en un ataúd sellado.

 

Su casa está cerca de la última curva.

Un chucho abandonado se sienta en el jardín

Esperando que alguien llegue a casa.

Puedo ver la TV en el salón,

Las risas enlatadas en la casa vacía,

Como el sonido de unas latas

de cerveza atadas a un coche fúnebre.

 

     

 

driving home

 

 

 

Minister of our coming doom, preaching

On the car radio, how right

Your hell and damnation sound to me

As I travel these small, bleak roads

Thinking of the mailman’s son

The army sent back in a sealed coffin.

 

His house is around the next turn.

A forlorn mutt sits in the yard

Waiting for someone to come home.

I can see the TV is on in the living room,

Canned laughter in the empty house

Like the sound of beer cans tied to a hearse.

 

 

 

 

charles simic

2010

de Señor de las máscaras