el hombre interior

 

 

No el cuerpo, no.
El extraño es otro.

Nos paseamos por el mundo
con un aspecto igual de lamentable.
Si yo me rasco,
él también.

 

Hay mujeres
que dicen haberle atrapado.
Un perro
me sigue a todas partes.
A lo mejor es suyo.

 

Si estoy tranquilo,
él más.
He acabado por olvidarle.
Sin embargo, cuando me inclino
para anudarme los cordones,
él sigue de pie.

 

Proyectamos la misma sombra.
¿Es suya o mía?

 

Querría comentar:
“Él estuvo al principio
y seguirá estando al final”,
pero no estoy seguro.

 

De noche, al sentarme
barajando las cartas
de nuestro silencio,
le digo:

 

“Aunque pronuncias
cada una de mis palabras,
sigues siendo un extraño.
Ya es hora de que hables.”

 

inner man

 

 

It isn’t the body
That’s a stranger.
It’s someone else.


We poke the same
Ugly mug 
At the world.
When I scratch
He scratches too.

There are women
Who claim to have held him.
A dog
Follows me about.
It might be his.

If I'm quiet, he's quieter.
So I forget him.
Yet, as I bend down
To tie my shoelaces,
He's standing up.

We caste a single shadow.
Whose shadow?

I'd like to say:
"He was un the beginning
And he'll be in the end,"
But one can't be sure.

At night
As I sit
Shuffling the cards of our silence,
I say to him:

"Though you utter
Every one of my words,
You are a stranger.
It's time you spoke."

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Charles Simic 


Desmontando el silencio 









 







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario