mil años con la soledad

 

  

 

Hacia la noche

Cuando deja de nevar

Nuestras casas se elevan

Muy por encima de la tierra

Hasta aquel espacio silencioso

Que no alcanza el ladrido de un perro

Ni el chillido de un pájaro.

 

Somos como los viejos marineros:

Nuestros cuerpos son el océano

El silencio es la barca

Por dios provista

Para nuestro largo viaje, desconocido.

 

   

 

 

 

thousand years with solitude

 

 

 

Toward evening

When it stops snowing

Our homes rise

High above the earth

Into that soundless spice

Where neither the bark of a dog

Nor the cry of a bird reaches.

 

We are like the ancient seamen:

Our bodies are the ocean

And the silence is the boat

God has provided

For our long and unknown journey.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

charles simic

 

versión de rené higuera

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario