el tiempo

regresa

 

concha garcía

 

 

 

Una cacerola que dejé puesta un día

sobre el mármol de la cocina.

Aquel lugar deshabitado largos años

mantuvo el utensilio. Yo era otra

al volver a destaparla. Vi moho

vi roña, vi partículas muy confusas

nadando en el agua pestilente. Vi

la forma de la cacerola intacta.

Recorrí con la mirada cansina

los alrededores del lugar, y el tiempo

se volcó sobre mi: el mismo edificio,

la misma calle, las mismas acacias.

El hedor de la cacerola era tan intenso

que me aparté a la ventana

para respirar. Mirando la calle

vi la misma gente, las mismas

posturas de la gente, las mismas

conversaciones de la gente. Lo vi

todo igual. Vacié aquel hediondo

líquido y restregué la porcelana

con un viejo estropajo que se deshizo

              entre mis dedos.
 

 

 

 

 

 

 

 

concha garcía

de Ayer y calles

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario