[No aprecio especialmente los poemas dedicados por encargo, es natural,

aunque confío en que los poetas que los escriben se sobrepongan a 

las circunstancias, creo que menos favorables que el desgarrado porque

me da la gana que ha dado buenos poemas.

Con todo, como he tropezado con un infolio de 66 páginas que se titula

Con Antonio Gamoneda y en el que, al parecer, escriben bastantes poetas y

otros artistas, voy a colgar el poemita que le dedicó Concha García.]

 

El PDF puede bajarse de:

 

zurgai.com/archivos/201304/022001005.pdf?1

 

 

 

 

concha garcía

 

para antonio gamoneda

 

 

 

Amé las desapariciones

y un nudo de flores detuvo

palabras que en los días fríos

hervían de pureza sin poder

salir porque es más bello

perecer por la ley de un silencio

que aturdirse a solas.

Y tendía mi cuerpo sobre

las maderas agrietadas

que el poeta de la palabra

y del frío destino, de la calidez,

depositaba en mí sin un olor

a despertar y despertares.

Entonces, ah, las campanadas

de las sílabas unidas, los lenguajes

de toda una vida.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario