Si no puedes hacer de tu vida lo que quieres,

trata al menos cuanto puedas

de esto: no la envilezcas

en el trato excesivo con el mundo,

con excesivos movimientos y palabras.

No la envilezcas llevándola

y trayéndola, exponiéndola a menudo

a la estupidez cotidiana

de las relaciones y las compañías,

hasta convertirla en una extraña carga.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Constantino Kavafis

cuando puedas