Como lo oyes, oyes. Incluso, con cierta habilidad en el uso de este ejemplar único que te ofrecemos puedes tirar a la basura -o quemarlos, que es mayor castigo- cualquier libro de poesía que tengas por casa: no sólo de poesía en verso, sino también en prosa, novelada y zen. Solamente tendrás que conservar -por poco tiempo, estamos en ello- los libros de poesía visual -caligramas y otros desaconsejables-. 

 

Pero lo mejor -atento ahora- es que ¡se acabaron los poetas! Sí, esa raza impura de seres [humanos], a veces dudosamente atormentados y casi siempre divergentes, poseídos -dicen- por la fiebre del lenguaje, que viven de premios y remolonean atravesados en extrañas tertulias: cuando compres el libro, con cada libro que compres de Cien mil millones de poemas, estarás participando activamente en la extinción de esos simbióticos -casi parásitos- cuya sola existencia ya canta en una sociedad como la nuestra (). 

 

¡Adelante con los faroles¡ Puedes adquirir nuestro libro en cualquier librería, quiosco, supermercado, superficie, taller, sala comercial o no comercial e incluso en las floristerías autorizadas.

 

¡Vamos a por todas, hermano¡

 

 

 

 

 

wowwwwwwowww

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario