Entrevistas breves

con hombres repulsivos

DAVID FOSTER WALLACE

Traducción de Javier Calvo

literatura Mondadori 162

1ª edición 2001

 

otro ejemplo más de la porosidad

de ciertas fronteras [XI]

 

 

 

Igual que en todos los demás sueños, estoy con alguien a quien

conozco y no sé de qué, y de pronto ese alguien me dice que

estoy ciego. Literalmente ciego, invidente, etcétera. O bien es

en presencia de esa persona cuando me doy cuenta de pronto

de que soy ciego. Y lo que me pasa cuando me entero es que

me pongo muy triste. De alguna forma la persona se da cuenta

de lo triste que estoy y me avisa de que llorar me va a perjudicar

los ojos por alguna razón y va a empeorar la ceguera, pero yo

no puedo evitarlo. Me siento y empiezo a llorar mucho. Me

despierto llorando en la cama y lloro tanto que no puedo ver ni

pensar ni hacer nada. Mi novia se despierta preocupada y me

pregunta qué me ocurre, y todavía pasa un minuto o más hasta

que consigo calmarme lo bastante y darme cuenta de que estaba

soñando, que en realidad no estoy ciego y que estoy llorando

por nada, entonces le hablo a mi novia del sueño y ella me da su

opinión. Durante todo el día mientras estoy trabajando soy

increíblemente consciente de mi visión y de mis ojos y de lo

bueno que es poder ver los colores y las caras de la gente y saber

exactamente dónde estoy, y de lo frágil que es todo, el mecanismo

de la visión humana y la capacidad de ver las cosas, de lo

fácil que puede perderse, de que siempre estoy viendo gente

ciega con bastones y con expresiones raras en la cara y siempre

me resulta interesante observarlos durante un par de segundos

sin pensar nunca que tengan nada que ver conmigo o con mis

ojos, y de que es simplemente una feliz coincidencia que yo

pueda ver en lugar de ser una de esas personas ciegas a quienes

veo en el metro. Y durante todo el día en el trabajo, cada vez

que todo eso me viene a la cabeza, me desplomo otra vez y 

estoy a punto de romper a llorar y lo único que me disuade de

llorar es que las separaciones entre los cubículos son muy bajas

y todo el mundo puede verme y se preocuparían, y todo el día

después del sueño es así, y resulta infernalmente cansado, mi ,

novia diría que es emocionalmente agotador, y ficho temprano

y me voy a casa y estoy tan cansado y tengo tanto sueño que

apenas puedo mantener los ojos abiertos y cuando llego a casa

me voy directo a la cama y me meto en ella aunque sean las

cuatro de la tarde y me quedo prácticamente amodorrado.

 

 

 

yet another example of the

porousness of certain borders [XI]

 

 

 

As in all those other dreams, I’m with somebody I know but don’t know how I know them, and now this person suddenly points out to me that I’m blind. As in literally blind, unsighted, etc.

Or else it’s in the presence of this person that I suddenly realize I’m blind. What happens when I realize this is I get sad. It makes me incredibly sad that I’m blind. The person somehow knows how sad I am and warns me that crying will hurt my eyes somehow and make the blindness even worse, but I can’t help it. I sit down and start crying really hard. I wake crying in bed, and I’m crying so hard I can’t really see anything or make anything out or anything. This makes me cry even harder.

My girlfriend is concerned and wakes up and asks whats the matter, and it’s a minute or more before I can even get it together enough to realize that I was dreaming and I’m awake and not really blind and that I’m crying for no reason, then to tell my girlfriend about the dream and get her input on it. Then all day at work then I’m incredibly conscious of my eyesight and my eyes and how good it is to be able to see colors and people’s faces and to know exactly where I am, and of how fragile it all is, the human eye mechanism and the ability to see, how easily it could be lost, how I’m always seeing blind people around with their canes and strange-looking faces and am always just thinking of them as interesting to spend a couple seconds looking at and never thinking they had anything to do with me or my eyes, and how it s really just a lucky coincidence that I can see instead of being one of those blind people I see on the subway.

And all day at work whenever this stuff strikes me I start tearing up again, getting ready to start crying, and only keeping myself from crying because of the cubicles’ low partitions and how everybody can see me and would be concerned, and the whole day after the dream is like this, and it’s tiring as hell, my girlfriend would say emotionally draining, and I sign out early and go home and Fm so tired and sleepy I can barely keep my eyes open, and when I get home I go right in and crawl in bed at like 4:00 in the afternoon and more or less pass out.