dolors alberola

 

 

también caja de música

 

 

A veces me pregunto                                 

qué se hizo de todo cuando nada.                   

De la puerta del mar en donde el mundo acaso.       

De la exquisita voz de Leonor.                     

De la vida que fuera trazada con compás.           

De la guerra del Cáucaso.                           

De esa niña que, torpe, me lamiera la espalda.     

Del oro de la música en hilos como notas.           

Del Abel que no hallo o igual de su asesino.       

Qué se hizo, quizás, del dios de los aztecas.       

De las calles que un día pisara en Buenos Aires.   

Del signo que ya nunca se impregnará en mi frente. 

De esa triste balada que emitieron mis labios.     

Del agua en la vigilia o también de la sed.         

Qué se hizo de mí o si yo mismo                     

sigo pensando esto entre la ausencia.   

 

 

 

 

 

 


 

 

Deja un comentario