dree_hemingway

 

 

 

Para uno, la belleza de Dree es demasiado correcta, como esos libros que están demasiado

bien escritos, que son como un ejercicio de gramática o de sintaxis en los que todo está en

su sitio y académicamente bien dicho, incluso parecen subrayados por el autor, que teme

que los leamos como nos dé la gana, y no cómo él quiere.

Pues algo parecido sucede con la belleza de Dree: quizá sea todo el rubio reunido, con su trencita,

o el azul de un ojo y del otro, con los dientes perfectos y la sonrisa en su punto.

Se trata de una belleza que lleva incorporada alguna forma de seguridad o de garantía; algo así

como una belleza de buena gente, sin drama, sin desgarros, más bien aburrida, como esas personas

que parece que pertenezcan a un club de personas, que no se salen nunca de tono y nos cansan,

nos agotan con tanta bondad insulsa de ángeles de corral.

Dree no tiene mar, en todo caso un pedazo de tierra, regular, de forma cuadrada y bien vallado,

donde hasta los pollos están ordenados y las tardes son modernas y pasan rotando con una sonrisa

adecuadísima.

La belleza de Dree tiene escaleras, pero no peldaños; tiene cauces, pero no corrientes; sólo le queda

el orgullo grave de la célula, los días con seis frenos y la maquinaria con silbidos técnicos que nunca

se equivoca, que nunca se estropea, que nunca dice palabrotas, que pasa la noche en su panteón.

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario