[Abierto el tema de las traducciones de Dylan Thomas al castellano,

hemos acudido a la sección que Ezequiel Zaidenwerg, en su blog,

dedica a los traductores invitados. Recoge dos versiones de la

traducción de 

 

DO NOT GO GENTLE INTO THAT GOOD NIGHT

[NO ENTRES DÓCILMENTE EN LA NOCHE CALLADA]

 

Do not go gentle into that good night
Old age should burn and rave at close of day;
Rage, rage against the dying of the light.

 
Though wise men at their end know dark is right,
Because their words had forked no lightning they
Do not go gentle into that good night.
 
Good men, the last wave by, crying how bright
Their frail deeds might have danced in a green bay,
Rage, rage against the dying of the light.
 
Wild men who caught and sang the sun in flight,
And learn, too late, they grieved it on its way,
Do not go gentle into that good night.
 
Grave men, near death, who see with blinding sight
Blind eyes could blaze like meteors and be gay,
Rage, rage against the dying of the light.
 

And you, my father, there on the sad height,
Curse, bless, me now with your fierce tears, I pray.
Do not go gentle into that good night.
Rage, rage against the dying of the light.

 

 

 

 

 

     

 

ÓSCAR DE PABLO 

 

 

En vez de ir manso hacia la noche fría,

la edad de viejo debe hacerle frente;

rabia, sí, rabia ante el morir del día.

 

Si el sabio reconoce la sombría

extinción de su flama, se resiente

en vez de ir manso haca la noche fría.

 

Siente el justo al juzgar su biografía

un brillante pasado del presente,

rabia, sí, rabia ante el morir del día.

 

Cantaba el indio al sol cuando éste huía

y, aunque tarde, lo llora cuando ausente,

en vez de ir manso hacia la noche fría.

 

Con su luz que a cualquiera cegaría,

no atempera en el sabio ponente

rabia, sí, rabia ante el morir del día.

 

Ahora, al término, padre, de tu vía,

déjame lágrimas de furia ardiente.

En vez de ir manso hacia la noche fría,

rabia, sí, rabia ante el morir del día.

 

 

 

JOSÉ EMILIO PACHECO 

 

 

No entres con calma en esa noche errante.

La vejez debe arder en el ocaso:

lucha contra la luz agonizante.

 

Si los sabios aceptan lo humillante,

sus palabras no doman el chispazo.

No entres con calma en esa noche errante.

 

Los buenos, tras la ola deslumbrante,

evocan su pasado ante el mar raso:

lucha contra la luz agonizante.

 

Los audaces aceptan el diamante

del sol, aunque su canto sea un fracaso:

no entres con calma en esa noche errante.

 

Los más serenos, en la luz distante,

ven, sin embargo, de la sombra el trazo:

lucha contra la luz agonizante.

 

Padre mío, a la altura del fracaso,

dame tu bendición, maldice acaso.

No entres con calma en esa noche errante:

lucha contra la luz agonizante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Λ


 

 

 

 

 

Deja un comentario