El amor empieza cuando se rompen

los dedos

y se dan vuelta las solapas del traje,

cuando ya no hace falta pero tampoco

sobra

la vejez de mirarse,

cuando la torre de los recuerdos, baja o

alta,

se agacha hasta la sangre.

El amor empieza cuando Dios termina

Y cuando el hombre cae,

mientras las cosas, demasiado eternas,

comienzan a gastarse,

y los signos, las bocas y los signos,

se muerden mutuamente en cualquier

parte.

El amor empieza

cuando la luz se agrieta como un

muerto disfrazado

sobre la soledad irremediable.

Porque el amor es simplemente eso:

la forma del comienzo

tercamente escondida

detrás de los finales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Roberto Juarroz. Poesía vertical


 

 

 

 

 

 

 

3 Comentarios

  1. Uno de los pocos verticales de juarroz que se salvan 8-(((((

    Tendré que añadir el libro y el número, un vertical sin números

    está perdido, es huérfano, no respira 8-(

    Gracias por compartirlo, buen poema.

    Narciso

  2. No lo encuentro numerado por ningún sitio.

    Lo he sacado de los balcones, supongo que en su día a usted le pasó lo mismo.

    ¿Tiene el libro?

    Angel

  3. Sipe, si no está en los balcones…

    Es que la pequeña aventura incentiva era, precisamente irlos

    reuniendo sin tener el libro de la poesía vertical completa.

    Pues no lo tenemos (el número vertical)… disculpa.

    Gracias

    Narciso

Los comentarios están cerrados