[lo cierto es que hemos acudido con cierta frecuencia al blog de los addison de witt,

sobre todo cuando la poesía de algún autor nos ha planteado dudas que nos sobrepasaban.

A ver si teníamos la suerte de que hubieran hablado del autor y de su obra: 

buscábamos referencias fiables, criterios sólidos. Confiamos en los addison de witt, simplemente. 

 

Podríamos decir que a partir de su criterio, de sus referencias, a menudo hemos salido 

de asuntos -poéticos- que, en el mejor de los casos, hubieran supuesto una pérdida de tiempo. 

Porque, además de ignorancia, no tenemos tiempo suficiente para leer con cierta calma a un

poeta que desconocemos. Más bien acabamos sobreleyendo, buscando en el libro, a saltos, 

a versos, esa impresión general ( ) por la que decidiremos seguir leyéndolo o descartarlo para

otra vida.

 

Los poetas incuestionables, imprescindibles, los grandes poetas, no crean este tipo de dificultades:

hay, casi siempre, un buen número de estudios sobre ellos y, mejor, un buen número de personas

sensatas que hablan de ellos, a menudo de manera informal. 

 

Pero está también el gran número de poetas que van y vienen, personas que escriben y a las que

conocemos muy poco -o nada- como para dedicarles unas horas de lectura.

 

También se da el caso contrario: esos buenos poetas de cuya obra no sabemos nada: el asunto

parece extraño, parece. 

Así, en 2009: “el premio Ausiás March va a parar a José María Millares Sall por su excelente libro

Cuadernos. Descanse en paz el poeta olvidado, como muchos otros buenos poetas perdidos y

arrinconados. Los dos accésit han sido para Francisco Ferrer Lerín y para Óscar Hahn.”

 

¿Y quién es, quién fue José María Millares Sall? Veamos: 

 

“Premio al mejor libro del año – Premio Ausiás March:

 

José María Millares Sall. Cuadernos (2000-2009). Calambur:

Ha habido bastante unanimidad a la hora de votar el libro póstumo de Millares Sall como el mejor del año.

Contención discursiva y retórica, profundidad existencial en su lenguaje, visionario, poseedor de un

profundo dominio del léxico, emoción lírica…Poesía desde el comienzo al final.

Es cierto que repite el esquema de finalización de poema buena parte del libro y que no es un revolucionario

prosódico, pero Millares Sall se confirma en este libro como uno de los mejores poetas españoles de la segunda

mitad del siglo XX.

El injustificado olvido que ha sufrido por parte de la crítica y el tardío rescate de su obra nos llevan a pensar

que puede haber más Millares Sall escondidos y es una de las razones para seguir con este blog.

Debería ser premio Nacional 2009 pero no lo será. Sería como reconocer que la crítica ha sido ciega y

boba durante decenas de años. Al margen de que el carácter político del premio impida que una editorial,

en especial una que no es Tusquets ni Visor, repita.”

 

Todavía nos quedan más eventualidades: así, poetas que conocemos pero cuya evolución -o involución-

poética desconocemos. Blanca Andreu y ‘Los archivos griegos’:

“Díaz de Castro es un crítico de gustos muy conservadores y su poesía es extraordinariamente antigua

y arcaica. Quizás por eso tenga las narices de decir que ‘Los archivos griegos’ es el mejor libro de Blanca

Andreu en una reseña que es una de las peores del año.”

A continuación, los addison escriben larga y detalladamente sobre el libro, sobre cada poema, sobre muchos 

versos y bastantes palabras del libro: esto es, hacen una labor prolija y concretísima sobre el trabajo

de la poeta.

 

Claro que no pedimos -ni queremos- que nos ahorren la lectura de un libro que, de todos modos, vamos a leer. 

Pero cuando lo hayamos leído, tendremos un criterio para contrastar el libro de Blanca Andreu, tanto si nos ha

parecido excepcional como si nos ha parecido menos bueno.

 

En suma: ¿tendremos que hacer un pequeño índice de las críticas que hicieron los addison y que han dejado

escritas? 

¿Acudiremos a las reseñas de las páginas culturales -inculturales- de cualquiera de los grandes o pequeños

diarios, en las que un tipo que -nos dice la nota a pie de página- tiene estudios de algo lingüístico, filológico,

y es traductor -todos somos traductores- y es poeta/ensayista/novelista, recién llegado de la Ontario & Ontario

Language University Lemon Press -donde estuvo, en realidad, tocando el tamboril-?

 

Tendremos, pues, que hacer un pequeño índice de las críticas addison de witt: será lo más rentable

para nuestro tiempo y la salud de nuestra maltrecha alma.

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario