Voy en el vagón de un tren

hacia la muerte.

Circula a la vez que la vida;

otro tren hacia la muerte.

De repente, un aparato de vía:

salta un poema que viajará

sin saberlo, en ambos trenes

viviendo y no viviendo, en todas direcciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ángel Ferrer

Inédito


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario