emily dickinson

 poemas a la muerte

 

Traducción, selección y prólogo: Rubén Martín

2010

 

 

 

1593

 

 

Un Viento vino como un toque de Corneta —

Temblaba por las Hierbas

y un Verde Escalofrío atravesó

el Calor, tan siniestro

que atrancamos las Puertas y Ventanas

como huyendo de Espectros de Esmeralda —

La eléctrica Serpiente de la Fatalidad

pasó ese mismo instante —

sobre una extraña Turba de jadeantes Árboles

y volaron las Vallas

y los Ríos junto a las Casas

miraron a los vivos — ese Día —

La campana en su exaltada Torre

pregonó por el aire las noticias —

Es tanto lo que puede llegar

y tanto lo que puede irse,

y aun así el Mundo continúa.

 

 

 

 

1593

 

 

There came a Wind like a Bugle —

It quivered through the Grass

And a Green Chill upon the Heat

So ominous did pass

We barred the Windows and the Doors

As from an Emerald Ghost —

The Doom’s electric Moccasin

That very instant passed —

On a strange Mob of panting Trees

And Fences fled away

And Rivers where the Houses ran

Those looked that lived — that Day —

The Bell within the steeple wild

The flying tidings told —

How much can come

And much can go,

And yet abide the World!

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Deja un comentario