598

 

 

Three times — we parted – Breath — and I —

Three times – He would not go —

But strove to stir the lifeless Fan

The Waters — strove to stay.

Three Times — the Billows tossed me up —

Then caught me — like a Ball —

Then made Blue faces in my face —

And pushed away a sail

That crawled Leagues off – I liked to see —

For thinking — while I die —

How pleasant to behold a Thing

Where Human faces — be —

The Waves grew sleepy – Breath — did not —

The Winds — like Children — lulled —

Then Sunrise kissed my Chrysalis —

And I stood up — and lived —

         598

 

 

Mi Aliento y yo — nos separamos — por tres veces —

Tres veces – Él se resistía a irse —

Luchó por agitar el Abanico muerto

y las Aguas — lucharon por quedarse.

Por tres veces — las Olas me voltearon —

me atraparon — igual que una Pelota —

y dibujaron caras Azules en mi cara —

Después alzaron un velero

que se enfrentó a mil Leguas — me gustaba

mirarlo, y pensar — mientras moría —

que es agradable contemplar un Sitio

donde hay — rostros Humanos —

Las Olas se durmieron — no — mi Aliento —

Los Vientos — como Niños — se arrullaron —

La Mañana dio un beso a mi Crisálida —

me levanté — y vivía —

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Emily Dickinson

 Poemas a la muerte

 

Emily Dickinson, 2010

Traducción, selección y prólogo: Rubén Martín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario