enrique molina

 

poemas selectos

 

ediciones corregidor

Buenos Aires

2009

 

descenso al olvido

 

 

 

 

He aquí los muertos sentados,

inmóviles alrededor del Tiempo;

adorando su pálida hoguera,

extrañamente sombríos en su reunión solitaria.

 

Ahí están, invadidos por marañas azules;

poblados por húmedas músicas, por cigarras.

Sobre ellos el cierzo ha pesado, y sus gestos de antaño, sus cuerpos de vapor

se condensan de súbito en alargadas lluvias.

 

No; no hables un idioma olvidado.

No pronuncies tu nombre.

Que no giren con letal lentitud la borrada, tormentosa cabeza.

Que no te reconozcan sus huecos corazones comidos por los pájaros.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Deja un comentario