entrecot

 

 

 

Me gusta cocinar
sospechar el punto de sal
el escaso aceite ya humea
vuelta y vuelta,
para sellar las venas
en la mente una cuenta atrás
vino, mientras rodajitas de ajo
esperan su turno
todo en sincronía
ningún movimiento a la ligera
un toque exacto
para cambiar de mano
el mango de la sartén
y deslizar con gracia la abnegada carne
por su fondo, hasta el plato.
 
 
 
 
 
 
 
 
Ángel Ferrer
Inédito
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario