Las tardes se graban

bajo tu ojo. Sílabas

recogidas con el labio – bella

redondez átona –

ayudan a la estrella reptante

hasta su centro. La piedra

a las sienes cercana una vez, aquí se abre:

 

con todos

los soles

dispersos, alma,

estuviste tú en el éter.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paul Celan

Obras Completas

De Rosa de Nadie

EDITORIAL TROTTA

Traducción de Jose Luis Reina Palazón


 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario