Cantares completos

TOMO I

Cantares I-LI

 

Edición bilingüe de Javier Coy

Traducción de José Vázquez Amaral

Apéndice bibliográfico de Archie Henderson

Titulo original de la obra:

The Cantos

Ediciones Cátedra, S. A.

1994   Madrid

 

 

canto XIII

Kung caminó

pasando por el templo dinástico

Y penetró en el bosque de los cedros,

y luego salió allá por la parte baja del río,

Y con él Khieu Tchi

y Tian el del habla queda

Y «nosotros somos deseo nocidos», dijo Kung,

«¿Vais a correr carros de guerra?

Pues entonces os conocerán,

»¿O quizás yo deba correr carros de guerra, o tirar con arco?

¿O la oratoria?»

Y Tseu-lou dijo, «Yo pondría las defensas en orden»,

Y Khieu dijo, «Si yo fuese señor de una provincia

Yo la tendría más ordenada que ésta,»

Y dijo Tchi, «Yo preferiría un pequeño templo mon­tañés,

»Con orden en el ritual,

con una adecuada realización del ritual»,

Y dijo Tian, con sus dedos en el laúd

Dejando que los sonidos bajos siguieran

después de retirar su mano de las cuerdas,

Y el sonido subió como humo, bajo las hojas,

Y miró tras el sonido:

«El viejo charco para nadar,

»Y los muchachos chapoteando desde el trampolín,

»O sentados bajo los matorrales tocando mandolinas.»

Y Kung sonrió a todos por igual.

Y Thseng-sie quiso saber:

«¿Cuál de ellos había contestado acertadamente?»

Y dijo Kung, «Todos contestaron acertadamente,

»Es decir, cada uno según su naturaleza.»

Y Kung levanto su cana contra Yuan Jang,

Yuan Jang siendo su hijo mayor,

Pues Yuan Jang estaba sentado a la orilla del camino

pretendiendo que

estaba aprendiendo sabiduría»

Y dijo Kung

«Viejo tonto, pórtate bien.

Levántate y haz algo útil.»

Y dijo Kung

«Respetad las facultades del niño »

Desde el memento que aspira el aire claro,

»Mas el hombre cincuentón que nada sabe

No merece respeto alguno.»

Y «Cuando el príncipe ha reunido en su torno

»A todos los sabios y artistas, sus riquezas estarán bien

empleadas,»

Y Kung dijo y escribió en las hojas de boj:

Si un hombre no tiene orden en sí mismo

No podrá diseminar el orden en tomo suyo;

Y si un hombre no tiene orden en sí mismo

Su familia no procederá con el orden debido;

Y si el principe no tiene orden en sí mismo

No podrá tenerlo en sus dominios,

Y Kung dio las palabras «orden»

y «diferencia fraternal»

Y nada dijo de «la vida después de la muerte».

Y dijo

«Cualquiera puede cometer excesos,

Fácil es disparar más allá del blanco,

Difícil es quedarse firme en el medio.»

Y dijeron ellos: Si un hombre mata

¿Debe protegerle y esconderle su padre?

Y Kung dijo:

Debe esconderle»

Y Kung dio su hija a Kong-Tchang

Aunque Kong-Tchang estaba preso.

Y dio su sobrina a Nan-Young

aunque Nan-Young estaba sin empleo.

Y Kung dijo «Wang gobernó con moderación»

En su tiempo el Estado marchó bien»

Y hasta yo recuerdo

El día en que los historiadores dejaron blancos en sus

pá­ginas.

Es decir para las cosas que ignoraban,

Pero esos tiempos parece que se van.»

Y dijo Kung, «Sin carácter no podréis

tocar ese instrumento

O ejecutar la música digna de las Odas.

Las flores del melocotonero

flotan de oriente a poniente,

Y yo he querido evitar su caída.»

canto XIII

Kung walked

by the dynastic temple

and into the cedar grove,

and then out by the lower river,

And with him Khieu, Tchi

and Tian the low speaking

And «we are unknown,» said Kung,

«You will take up charioteering?

Then you will become known,

»Or perhaps I should take up charioteering, or archery?

»Or the practice of public speaking?»

And Tseu-lou said, «I would put the defences in order,»

And Khieu said, «If I were lord of a province

I would put it in better order than this is.»

And Tchi said, «I would prefer a small mountain temple,

»With order in the observances,

with a suitable performance of the ritual,»

And Tian said, with his hand on the strings of his lute

The low sounds continuing

after his hand left the strings,

And the sound went up like smoke, under the leaves,

And he looked after the sound:

«The old swimming hole,

»And the boys flopping off the planks,

»Or sitting in the underbrush playing mandolins.»

And Kung smiled upon all of them equally.

And Thseng-sie desired to know:

«Which had answered correctly?»

And Kung said, «They have all answered correctly,

»That is to say, each in his nature.»

And Kung raised his cane against Yuan Jang,

Yuan Jang being his elder,

For Yuan Jang sat by the roadside pretending to

be receiving wisdom.

And Kung said

«You old fool, come out of it,

Get up and do something useful.»

And Kung said

«Respect a child’s faculties

»From the moment it inhales the clear air,

»But a man of fifty who knows nothing

Is worthy of no respect.»

And «When the prince has gathered about him

»AI1 the savants and artists, his riches will be fully

employed.»

And Kung said, and wrote on the bo leaves:

If a man have not order within him

He can not spread order about him;

And if a man have not order within him

His family will not act with due order;

And if the prince have not order within him

He can not put order in his dominions.

And Kung gave the words «order»

and «brotherly deference»

And said nothing of the «life after death.»

And he said

«Anyone can run to excesses, 

It is easy to shoot past the mark,

It is hard to stand firm in the middle.»

And they said: If a man commit murder

Should his father protect him, and hide him?

And Kung said:

He should hide him.

And Kung gave his daughter to Kong-Tch’ang

Although Kong-Tch’ang was in prison.

And he gave his niece to Nan-Young

although Nan-Young was out of office.

And Kung said «Wang ruled with moderation,

In his day the State was well kept,

And even I can remember

A day when the historians left blanks in their

writings,

I mean for things they didn’t know,

But that time seems to be passing.»

And Kung said, «Without character you will

be unable to play on that instrument

Or to execute the music fit for the Odes.

The blossoms of the apricot

blow from the east to the west,

And I have tried to keep them from falling.»


 

Nota del T

Primero de los Cantares sobre Confucio (551-479 a.de C.) basado fundamentalmente en The Confucian Analects

que Pound tradujo al inglés mucho más tarde, en 1951, aunque sus prime­ros ensayos de traducir a Confucio son de 1937.

Las Analectas es una recopilación de algunas de las enseñanzas del maestro chi­no, realizada por sus discípulos.

Pound considera que se trata de una filosofía cuyo estudio produce «greater profit than that of the Greek because no time

is wasted in idle discussion of errors» («mayor beneficio que el de la griega, pues no se pierde el tiem­po en estériles

discusiones sobre los errores), The Analects, pag. 7). Hasta el Cantar XLIX no volverá a aparecer este tema.

Aquí expresa Pound su intenso sentido de la tolerancia y su amor por todos los más nobles aspectos de la siempre

diferente naturaleza humana.