A B C

O gradus ad Parnassum para quienes deseen

aprender. Este libro no se dirige a quienes han

llegado a un conocimiento pleno del asunto sin

conocer cada una de sus realidades.

     

Cómo estudiar poesía

Este libro pretende responder a la necesidad de una

explicación más completa y más sencilla del método esbozado

en How to Read.1

Cómo leer podría considerarse como un panfleto polémico

en el que se resumen los aspectos más relevantes y espinosos

de las primeras escaramuzas críticas que ha sostenido el autor,

y en el que se produce una toma de conciencia frente al enemigo.

Estas páginas debieran ser impersonales hasta el punto de

servir incluso como manual o libro de texto.

El autor aspira a seguir la tradición de Gastón París y S. Reinach,

es decir, a escribir un manual que pueda leerse «con placer y

con provecho» por parte de quienes ya no estudian, por parte

de quienes nunca han estado en la universidad o por parte de

quienes, en sus tiempos de estudiantes, tuvieron que aguantar

todo lo que aguantó mi generación.

Al final del volumen se pueden encontrar unas palabras

dirigidas en particular a los profesores. No me dedico a la

frivolidad de sembrar espinos en su camino. Me gustaría dar

a sus tareas y a sus vidas algo más de alegría, así como

ahorrarles el aburrimiento innecesario en el aula.

1 Cómo leer [y por qué], El texto, de 1931, está incorporado

a Literary Essays de Ezra Pound (Londres, Faber & Faber, 1954).

Existe traducción española en Introducción a Ezra Pound.

Antología general de textos (Barcelona, Barral, 1973), pp.

85-123. (N. del T.)

 

Aviso

1 Se llega a un tranco algo largo y aburrido poco después

del arranque de este libro. El alumno tendrá que aguantarlo.

En esa parte procuro por todos los medios evitar las

ambigüedades con la esperanza de ahorrar al alumno

un tiempo que le será precioso más adelante.

2 La tristeza y la solemnidad están de todo punto ausentes,

incluso en el estudio más riguroso de un arte originalmente

ideado para aportar alegría al corazón de los hombres.

Gravity, a mysterious carriage of the

body to conceal the defects of the mind.1

Lawrence Sterne

1 «La gravedad, esa misteriosa actitud del cuerpo con

que se ocultan los defectos del

alma.» (N. del T.)

3 El áspero tratamiento que aquí se aplica a buen número

de autores de indudable mérito no carece de propósito,

pues proviene de la firme convicción de que la única manera

de mantener en circulación los mejores escritos, o de «hacer

popular la mejor poesía», consiste en una drástica separación

que deslinde lo mejor de ese gran número de escritos que

desde antaño se consideran valiosos, que lastran todo intento

de enseñanza y que en el fondo son culpables de una idea

sumamente perniciosa y vigente en la actualidad, según la

cual un buen libro por fuerza ha de ser un libro aburrido.

Un clásico es un clásico no porque se amolde a ciertas

reglas estructurales, ni tampoco porque cumpla

determinadas condiciones (cuyo autor es harto probable

que jamás haya tenido noticia de ellas).

Es un clásico en razón de una cierta frescura eterna e

irreprimible.

Un examinador oficial italiano, deslumbrado con mi

edición de Cavalcanti, expresó una incontenible admiración

por la modernidad del lenguaje que empleaba Guido.

Los hombres de genio, sin embargo ignorantes,

constantemente redescubren «leyes» artísticas que los

académicos habían perdido u ocultado.

Es convicción del autor, en este día de Año Nuevo, que

la música comienza a atrofiarse cuando se aleja en demasía

de la danza, y que la poesía comienza a atrofiarse cuando

se aleja en demasía de la música, aunque con esta afirmación

no se pretende dar por sobreentendido que toda la buena

música sea buena para la danza, ni que toda la poesía haya

de ser lírica. Bach y Mozart nunca están muy lejos del

movimiento físico.

Nunc est bibendum

Nunc pede libero

Pulsanda tellus.1

1 «Es hora de beber,

hora de tocar la tierra

con el pie libre».

Tomado de Horacio, Oda

37, libro I. (N. del T.)

El ABC de la lectura

Ezra Pound

Prólogo de Juan Bonilla

Traducción de Miguel Martínez-Lage

Colección Artepoética

Ediciones y Talleres de Escritura Creativa Fuentetaja

Madrid 2000