el llanto de los ojos

 

 

 

Descansa, Maestro, porque nosotros
         [estaremos cansados, cansados
Y sentiremos los dedos del viento
En estos párpados que nos cubren
Empapados y pesados como plomo.

Descansa, hermano, ¡mira! ¡el alba está afuera!
La amarilla llama palidece
Y la cera comienza a agotarse.

Líbranos aunque no tengamos los mejores colores:
El verde de la madera musgosa y el color de las flores,
Y la frescura bajo los árboles.

Líbranos porque perecemos
En esta siempre fluyente monotonía
De feos tipos de impresión, negro
Sobre pergamino blanco.

Líbranos porque hay una
Cuya sonrisa vale mucho más
Que todo el conocimiento ancestral de vuestros libros
Y nos gustaría mirarla ahora.

       

the cry of the eyes

 

 


Rest Master, for we be aweary, weary
And would feel the fingers of the wind
Upon these lids that lie over us
Sodden and lead-heavy.

Rest brother, for lo! the dawn is without!

The yellow flame paleth
And the wax runs low.

Free us, for without be goodly colors,

Green of the wood-moss and flower colors,
And coolness beneath the trees.

Free us, for we perish

In this ever-flowing monotony
Of ugly print marks, black
Upon white parchment.

Free us, for there is one

Whose smile more availeth
Than all the age-old knowledge of thy books:
And we would look thereon.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ezra Pound

A Lume Spento 1908,

Poems & Translations,

The Library of America, Nueva York, 2003

Versión de Jorge Aulicino, revisada por Silvia Camerotto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario