fabio morábito

 

 

delante de un prado

una vaca

 

 

 

ediciones era S.A. de C.V.

sistema nacional de creadores

de arte de Fonca-Conaculta

1ª edición 2011

México DF

 

 

 

Se levanta y atisba atrás de las cortinas

en busca de otros como él,

pero es unánime el descanso en las ventanas.

Ninguna luz,

ni un parpadeo televisivo.

Envidia a quienes, en lugar de atajos,

tomaron la vereda limpia,

sin ese vicio de cortar camino

que ahora lo tiene con los párpados abiertos.

Quien se pasa de listo, piensa,

termina así, atisbando el sueño

del vecino.

Levanta la bocina del teléfono,

como otras veces marca un número al azar

y cuando le responden,

dice “perdón” y cuelga.

No lo hace para oír la voz de quien contesta,

sino para pedir perdón,

perdón tal vez a todos los dormidos.

Vuelve a la cama y piensa en el desconocido

que intenta regresar al sueño,

quizá un insomne como él a quien el timbre

del teléfono sacó de su desolación nocturna.

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario