fabio morábito

 

 

delante de un prado una vaca

ediciones era S.A. de C.V.
sistema nacional de creadores de arte
de Fonca-Conaculta
1ª edición 2011
México DF

   

Ya basta de poemas sobre árboles,

cada vez que escribo uno

me sale una voz de niño bueno que me harta.

Es un vicio no sé si mío

o de mi entorno cultural

el escribir sobre los árboles.

El árbol como imagen de cordura,

como depósito de vida.

Ya descansemos de los árboles,

hartos de su estrechez bajamos de ellos

porque la vida de una rama a otra era una jaula,

aunque una jaula desmedida,

bien lo saben los pájaros,

que para eso tienen alas,

y aun los monos

que van de un árbol a otro chillando

en busca del árbol más cómodo,

pero el árbol más cómodo es éste,

sin ramas ni tronco,

sin gota de verde, de sombra ni frutos,

el árbol agotado,

el árbol de carbón ya resignado, porque el oro

es la resignación de lo que estuvo vivo

y el suelo el oro verdadero, el árbol de la vida.