vuelta de paseo

 

 

 

 

 

Asesinado por el cielo,

entre las formas que van hacia la sierpe

y las formas que buscan el cristal,

dejaré crecer mis cabellos

 

Con el árbol de muñones que no canta

y el niño con el blanco rostro de huevo.

 

Con los animalitos de cabeza rota

y el agua harapienta de los pies secos

 

Con todo lo que tiene cansancio sordomudo

y mariposa ahogada en el tintero

 

Tropezando con mi rostro distinto de cada día.

¡Asesinado por el cielo!

 

 

 

 

 

 

 

Federico García Lorca

 

Obras Selectas
POEMAS DE LA SOLEDAD
EN COLUMBIA UNIVERSITY
1929 – 1930
Edición especial Austral


 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario