painting 1950

oil on canvas

198.1 x 132.1

Leeds Art Gallery

 

 

 

Esta es probablemente una de los primeras de una serie en que el artista creó imágenes a partir de  fotografías de Eadweard Muybridge de la figura

humana en movimiento —estas fotografías de gente caminando y corriendo se toman contra una rejilla regular (a efectos de valoración).

Bacon explotó —exageró, alteró, añadió a, con efecto emocional intenso— tanto la rejilla como la figura.

 

Su ambigua colocación en el espacio y su sorprendente sombra (¿es otra figura?) da a esta pintura una misteriosa urgencia, que se añadió al optimismo

público del Festival de Gran Bretaña, el año en que la pintura fue comprada por la LAF.

Su adquisición fue controvertida y se decidió sólo después de un largo debate con los miembros, a los que se pidió que votaran.

Ernest Musgrave, director de las Galerías de Arte y Secretario de la LAF, fue quien determinó comprarla, incluso a la gran suma de £ 220, escribiendo:

“refleja la concepción del artista de la situación del mundo, la tensión, la violencia reservada y latente de la que todos somos conscientes”.